Google+
El Malpensante

Breviario

Raúl le aúlla a la luna

Sobre Gómez Jattin

Ilustración de Gabriel Henao

Fue mi amigo el poeta Gustavo Garcés quien primero me habló de él y me prestó los libros Tríptico cereteano y Amanecer en el valle del Sinú, publicados hacía apenas unas semanas por la Fundación Simón y Lola Guberek. Recuerdo que los leí con la alegría de quien está descubriendo algo nuevo, que releí varias veces sus poemas, y todavía más. Hablando por teléfono con William Ospina una mañana, le comenté que esa lectura me tenía fascinado. Y le leí varios poemas. Ya después releeríamos con otros amigos esos textos y los comentaríamos maravillados.

Por aquellas épocas hacíamos, con el auspicio de Luis Ángel Parra y el Taller Arte Dos Gráfico, unas lecturas de poemas en los parques durante las noches de luna llena, previa consulta al infaltable Almanaque Pintoresco de Brístol –si no estoy mal, corría el año 1998–. Eran unas reuniones que rotaron por varios parques de Bogotá hasta anclar en el parque del Virrey y a las que estuvieron invitados poetas de diferentes tendencias. En una especie de ágora que había allí y que presidía una escultura del artista Alberto Nuño, se disponía una mesa con lámpara, un micrófono y una silla. En el centro de ese espacio se instalaba una batea de esas que usan los albañiles para preparar la mezcla de cemento y arena con la que se pegan los ladrillos. Allí se ponía la leña y se encendía una hoguera que animaba la reunión y disipaba el frío de la noche bogotana.

En esas noches de luna llena leyeron no pocos poetas colombianos y más de uno de los extranjeros que pasaban por estas tierras, a quienes lográbamos capturar para que nos acompañaran y nos leyeran sus versos. Eran unos encuentros agradables, en los que siempre circulaba alguna botella de mano en mano (¡aunque a veces algunas de esas manos se quedaban con la botella y con la mano!). Nos acompañaron, como decía, grupos conformados por poetas de una determinada tendencia –los nadaístas, los de la revista Ulrika y los de Deshora de Medellín– entre muchos otros poetas solitarios. ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fernando Herrera Gómez

Ha publicado, entre otros títulos, La casa sosegada, que lo hizo merecedor del Premio Nacional de Poesía de la Universidad de Antioquia en 1985.

Febrero 2019
Edición No.204

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Una copa dorada llena de limones amargos


Por Helena Attlee


Publicado en la edición

No. 213



El florecimiento de la industria de cítricos en el sur de Italia y el de la mafia siciliana son ramas del mismo árbol. [...]

El traductor cleptómano


Por Dezsö Kosztolányi


Publicado en la edición

No. 216



Un cuento de Dezsö Kosztolányi. [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores