Google+
El Malpensante

Ensayo

¿La naturaleza es continua o discreta?

La historia natural se escribió a partir de un error de interpretación. Aquí la hipótesis física y filológica de una redención tardía.

Ilustración de Bea Crespo

Traducción de Julián Martín Berrío

La idea moderna según la cual la naturaleza es discreta[1] se originó en la Antigua Grecia. Tanto Leucipo como Demócrito y Epicuro argumentaron que la naturaleza estaba compuesta por lo que ellos denominaron átomos (τομος) o individuos indivisibles. La naturaleza, para ellos, era la totalidad de los átomos discretos en movimiento. No había dios creador, se negaba la inmortalidad del alma y se consideraba que no existía nada estático más allá de la naturaleza interna e inmutable de los átomos. La naturaleza era la materia atómica en movimiento y unas composiciones complejas, nada más y nada menos.

A pesar de su influencia histórica, con los años el pensamiento atomista fue casi aniquilado por el pensamiento de Platón, Aristóteles o la tradición cristiana que caracterizó a la Edad Media. Los libros de historia griega cuentan que Platón pidió a sus seguidores destruir los libros de Demócrito donde los encontraran. Más adelante, la tradición cristiana se aseguró de que así fuera. Hoy existen poco más que algunas breves cartas de Epicuro.

Sin embargo, el atomismo nunca murió del todo. Emergió en 1417 cuando un cazador de libros italiano Poggio Bracciolini descubrió en un monasterio remoto la copia de un viejo poema: De rerum natura [De la naturaleza de las cosas], escrito por Lucrecio (circa 99-55 a. C.), un poeta romano fuertemente influenciado por Epicuro. Este poema filosófico en verso épico con longitud de libro presenta el relato más detallado y sistemático del materialismo antiguo que hemos tenido la fortuna de heredar. En él, Lucrecio plantea una teoría en extremo audaz sobre cuestiones fundamentales en todo, desde la física hasta la ética, la estética, la historia, la meteorología y la religión. En contra de los deseos y de los mejores esfuerzos de la Iglesia cristiana, Bracciolini logró publicarlo y pronto circuló por toda Europa.

Este libro constituyó una de las fuentes de inspiración más importantes para la revolución cient&i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Thomas Nail

Profesor de filosofía en la Universidad de Denver. Su trabajo se centra en la filosofía del movimiento, la política y la migración. Entre sus libros se destacan The Figure of the Migrant (Stanford University, 2015), Being and Motion (Oxford University, 2018) y Lucretius i: An Ontology of Motion (Edinburgh University, 2018).

Octubre 2018
Edición No.201

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

De cierta manera: Historia y matices


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 223



. [...]

Recovecos de la literatura de San Andrés


Por Mónica María del Valle


Publicado en la edición

No. 214



Si bien una guía completa de la literatura isleña no cabe en seis páginas, ni siquiera si pretendemos visitarla como turistas, en este breve compendio se hace un agudo diagn&oacut [...]

El Capote


Por


Publicado en la edición

No. 204



De los mejores de la literatura rusa. (Cuento no incluido en la edición impresa) [...]

Catalina, por Dios


Por Roberto Palacio


Publicado en la edición

No. 210



Un hombre cisgénero y heteronormativo es invitado a presentar el libro sobre feminismo de una popular autora colombiana. En el proceso surge, como una chispa incendiaria, la palabra “fund [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores