Google+
El Malpensante

Música

Los años cumbieros de Mingus

El irascible y genial contrabajista norteamericano Charles Mingus conoció nuestra música tropical en el ocaso de su vida. Cuarenta años después de la grabación de Cumbia & Jazz Fusion, influencia determinante en el desarrollo del jazz colombiano, estas líneas reconstruyen la génesis del álbum de la mano de varios de sus protagonistas, incluidos los tres músicos colombianos que participaron en el proyecto.

 

 

“No he desaparecido ni he dejado la música, aunque a muchos así les pueda parecer”, escribió Charles Mingus en 1969, desde su reclusión voluntaria en el Hospital Bellevue de Nueva York.

La segunda mitad de la década de los sesenta había estado cargada de situaciones profundamente contradictorias para él, como el desalojo de su casa en el East Village, momento que el músico esperó con una escopeta en la mano. El penoso operativo, en el que se averiaron instrumentos musicales y desaparecieron viejas partituras, quedó registrado en el documental Mingus, de Thomas Reichman.

La crisis nerviosa había llegado a su peor momento después de años prolíficos en los que había producido algunos de sus mejores álbumes, como los publicados por el sello Impulse!, y grabado legendarios discos en vivo en París, Estocolmo y Stuttgart. Sus problemas de insomnio habían empeorado y la única salida que encontró fue esta hospitalización casi carcelaria, en la que era rutina que lo arrancaran de la cama con la amenaza de practicarle una lobotomía.

Sin embargo, Mingus no se dejaría vencer tan fácilmente. El contrabajista y compositor, el militante enorme, enérgico y atrabiliario, el mulato que nunca paró de sentirse incómodo por no ser “lo bastante blanco para dejar de pasar por negro ni lo bastante claro para que me llamen blanco”, era un tipo de dar la pelea. Además, no estaba solo. La aparición en su vida de Susan Graham Ungaro, a la postre su cuarta esposa, allanó el camino hacia el retorno definitivo a los estudios y las tarimas. Susan “Sue” Mingus fue a la vez su secretaria, albacea, apoderada, tesorera y compañera de vida. Se casaron en 1975, tras diez años de relación, en una ceremonia presidida por el poeta beat Allen Ginsberg. Uno de los biógrafos de Mingus, Brian Priestley, aseguró que el músico “sintió que la mejor manera de celebrar su nuevo estatus marital era continuar trabajando cuanto le fuera posible”.

En esas andaba, cuando Roberto Ungaro, hijo de Sue, le presentó al productor de cine Daniele Senatore durante una gira por Italia en marzo de 1976. Senatore había trabajado de la mano con el d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jaime Andrés Monsalve

Jefe musical de Radio Nacional de Colombia y coautor del libro 'Jazz en Bogotá'.

Abril de 2017
Edición No.184

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Instrucciones para escribir un cuento de Marvel Moreno


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 204



Sígalas y tal vez pueda convertirse en protagonista de la próxima polémica literaria. [...]

Lo roto precede a lo entero


Por Cristina Rivera Garza


Publicado en la edición

No. 212



Y antes de los fraccionarios estaba la unidad. [...]

La pregunta más difícil de todos los tiempos


Por Efraín Rincón


Publicado en la edición

No. 208



Sobre la importancia de tomarle una “foto” a un agujero negro y otras revelaciones de física para dummies. [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores