Google+
El Malpensante

Correo

Cartas a mi mujer y mis hijos

Traducción de Camila Ciurlo

Durante el régimen fascista, un largo encierro separó al escritor Antonio Gramsci de su mujer y sus hijos. A lo largo de casi una década, el único vínculo que los unió fue una íntima relación epistolar, de la cual tomamos esta selección.

© Mondadori Portfolio | Getty Images

 

En 1928 escritor italiano Antonio Gramsci fue condenado por un tribunal fascista a veinte años de prisión, después de que se aboliera en Italia la libertad de prensa  y se iniciara una acérrima persecución a los opositores del régimen. Se le imputaron cargos de conspiración, incitación al odio de clases, a la guerra civil y a la insurrección violenta en contra del gobierno.

En 1927, antes de que se dictara la sentencia definitiva, estuvo confinado brevemente en una cárcel en Milán, pero luego, en julio de 1928, fue transferido definitivamente a la prisión de Turi en la provincia de Bari.

Desde la cárcel Gramsci emprendió la escritura de sus famosos Cuadernos, un compendio de apuntes y reflexiones que comenzó en 1929 y debió suspender definitivamente por su grave estado de salud en 1935. Los cuadernos de la cárcel son tal vez la obra más divulgada del escritor italiano.

 

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Antonio Gramsci

Teórico marxista.

Diciembre de 2012
Edición No.137

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Peripecia lumbar


Por Mariann Estefanía Soto


Publicado en la edición

No. 213



Los giros dramáticos de una columna vertebral y la tragedia que le hacen sobrellevar a su propietaria. [...]

¿Por qué no le dieron el Oscar al Pájaro Loco?


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 215



Muchos nos hemos divertido y exasperado con la inconfundible risa de este pájaro que por años taladró con insistencia hasta meterse en la cabeza del público –y en vi& [...]

Tal vez hoy sobre mañana


Por Amalia Moreno


Publicado en la edición

No. 216



Siete piezas de Amalia Moreno   [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores