Google+
El Malpensante

Columna

Bien, mal o mejor

Quizá el mundo no está tan jodido como creemos... al menos eso sostiene el escritor y zoólogo Matt Ridley, tema de este texto.

Matt Ridley, zoólogo y escritor inglés

 

Vino Matt Ridley a Chile, hace un par de semanas. Dio una conferencia: fui. Hace años que le sigo la pista a este zoólogo y escritor inglés –también es vizconde, pero eso qué puede importar–, digamos desde que empecé a buscar autores de temas científicos que yo, con mi asquerosa formación escolar, pudiera aspirar a entender. (Y ya sabemos que los que escriben en fácil suelen ser los más dotados, no al revés.) Sus libros hablan de genética, sociobiología y evolución; en Genoma, por ejemplo, hizo una “autobiografía” de cada uno de los veintitrés cromosomas humanos, y en The Origins of Virtue sostuvo una idea que hoy ya está asentada, al menos en la perspectiva evolucionaria: la cooperación, la confianza y el altruismo son conductas biológicamente tan racionales como la competencia egoísta, puesto que nos reportan dividendos cuando los demás nos devuelven la mano.

Pero no vino a hablar de eso sino del asunto que en su país lo tiene convertido en la bestia negra de muchos ambientalistas e izquierdistas de pro. Ridley mantiene un sitio (y publicó un libro) llamado Rational Optimist, donde despliega los datos que sustentan su convencimiento de que, all things considered, más que nunca antes en la historia, la gran mayoría de la humanidad está hoy mucho mejor alimentada, vive en mejores viviendas, está más sana y protegida ante las enfermedades y es más probable que llegue a vieja. Por supuesto, no se trata de un motivador de masas del tipo bobalicón sonriente, de un divulgador del pensamiento positivo y su voluntarismo no sé si ingenuo o idiota (“todo lo que desees, si lo deseas con suficiente fuerza, lo conseguirás”), sino del despliegue sistemático de un argumento basado en estadísticas mundiales de pobreza y salud, entre otras, las que demuestran que el progreso generalizado en la calidad de vida, aun con las inmensas y dolorosas desigualdades que podemos comprobar a diario, es un hecho indesmentible y que además se ha acelerado en los últimos cien años. No los voy a aburrir con cifras, gráficas y redondelitas1, pero las hay, son públicas y si no las tenemos en la punta de la lengua es por algo que podr&ia...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Andres Gallego Martinez

La verdad está en la mitad de las 2 ópticas

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Abril de 2012
Edición No.129

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores