Me volví ateo tras escuchar sólo cinco minutos a las emisoras cristianas.”

Publicado por Raúl A. Mejía.