Las palabras son los truenos en la tormenta y una vez escritas deben guardar esa claridad, frescura y limpieza que deja la lluvia cuando pasa.”

Publicado por Fabián Castaño Mejía