Google+ El Malpensante

Crónica

Raíz en tránsito

Venezolanos en Colombia

Las cifras son alarmantes, pero insuficientes para transmitir lo que la inmigración masiva supone para cientos de miles de venezolanos. Estas cuatro crónicas arrojan luz sobre las leyes, las fronteras, las familias, la gastronomía y los acentos de la variopinta diáspora vecina.

El padre y los hermanos de Fabiola Ferrero en una sala de espera del Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar

 

Ante el panorama actual de Venezuela, ¿por qué insistir en quedarse? Una obstinada periodista relata cómo es vivir con un pie a cada lado de la frontera y con el corazón en la mitad.

 

Mi padre cumplió hace poco su primer año como residente en Colombia y esta es la cuarta vez que vengo a visitarlo. En Caracas, donde vivió 57 años, solía despertarse a las cuatro de la mañana, vestirse con sus lycras de ciclista y salir antes que el sol. Varias veces, si escuchaba algún disparo a lo lejos, me despertaba temblando desesperada por saber de él. En Colombia sus madrugadas son menos solitarias. La subida a La Calera, en las afueras de Bogotá, se presta para pelotones improvisados de atletas con quienes, de vez en cuando, él se mezcla desde muy temprano. Su hogar no parece depender de la geografía, sino de la capacidad de mantener intactas sus costumbres.

La compañía farmacéutica donde mi padre trabaja cerró sus puertas en Venezuela en 2016 por la crisis económica. Con un 85% de escasez de medicinas, según cifras de la Federación Farmacéutica Venezolana, el país se ha ido quedando con menos empresas, menos farmacias, menos certezas. Cuando le dieron la noticia de que suspenderían operaciones en Venezuela pero que él sería trasladado, se sintió tranquilo. Yo también. Ya no pensaría en él cuando escuchara disparos a lo lejos. Tal vez la nuestra sea una tranquilidad que se aprende con la suma de las despedidas: la de mi hermano, quien se fue hace más de seis años; la de mis primos, quienes ya tienen hijos que hablan con otra cadencia; la de todo mi pasado, que hoy no consigo más por las esquinas caraqueñas que alguna vez nos pertenecieron.

Todos se han ido de Venezuela, solo quedamos un hermano y yo, de vez en cuando. En Caracas transcurren mis días de periodista sin descanso. Algunas veces, mi madre viaja de vuelta desde Bogotá. Otras, yo salgo de Venezuela para burlar la distancia y darle un respiro a mi salud mental. Alterno entre la tensa permanencia y la atmósfera enrarecida de los aeropuertos. Los puentes que me unen a mi familia y a mi país están minados por la no...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fabiola Ferrero

Fotógrafa y periodista, ha publicado en El País, Le Monde y Time.

Septiembre de 2017
Edición No.189

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones