Google+ El Malpensante

Columna

Vivienda de desinterés social y arquitectónico

Espacio público, arquitectura, cerramientos, ¿cuál es el panorama al recorrer los proyectos de Metrovivienda en la capital?

© Juan Luis Rodríguez 

 

Después de leer y entusiasmarme con lo que anuncia la página de Metrovivienda sobre sus proyectos en Bosa y Usme –que su diseño contempla áreas para parques, vías y equipamientos adecuados, además de “una óptima calidad ambiental”–, asumí que ir a verlos me daría motivo para escribir una columna halagüeña, a ver si dejamos, o dejo yo por lo menos, tanto lamento.

Como adicionalmente en esos días andaba en pleno furor el bloqueo camionero sobre una zona en la que los alimentadores de Transmilenio dependen del Portal Américas, me pareció oportuno ir a El Recreo, en Bosa, una zona localizada a tiro de cañón del portal.

Estando allá, me resultó cierta y sorprendente la generosidad de las áreas para equipamientos. También la amplitud de las vías principales y más aún que estén arborizadas. Pero al examinar la promesa de “óptima calidad ambiental” a cualquiera se le acaba el entusiasmo. Se imagina uno que la vivienda de interés social (VIS), que cuenta con la participación de arquitectos en todo el proceso, tendría, en efecto, especial cuidado en la calidad del espacio urbano. Pero el encuentro con un sector como El Recreo y la falta de un mínimo encanto deja un sabor agrio y la impresión de que la arquitectura ahí presente hubiera salido de una piñata. En general, todo lo que uno ve son las mismas casas unifamiliares repetidas hasta el hastío, con un parchecito de color aquí y allá para disimular; con los mismos brotes de informalidad en los que cada dueño, a medida que va consiguiendo plata, aprovecha para montar un chuzo o alquilar una pieza y generarse un ingreso adicional; y con los mismos multifamiliares, insulsos, constreñidos y atarugados de parqueaderos, sin tratamientos de último piso, con culatas en lugar de esquinas y cercados por baratijas metálicas.

Los dos principales motivos de este desmadre se repiten en toda Bogotá: los andenes y las rejas. La mayoría de los andenes de El Recreo, y todas las rejas, son para el olvido.

Si el efecto Peñalosa prevaleciera, el tema de los andenes ya sería una marca de Bogotá. Superficies amplias y continuas, arborizadas, con espacios...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Luis Rodríguez

Es profesor de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia.

Marzo de 2011
Edición No.117

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores